¡Cómo duele la existencia!



¡Cómo duele la existencia!

Como la güata cuando duele de tanta risa.

Duele desde la consciencia; como del alma.

Duele de magia.

Duele de vida.

De realidad excesiva.

De lo impredecible.

De felicidad;

Como dar a luz;

Como ser parido.

Duele de amor, al respirar inevitablemente segundo tras segundo,

camino hacia la muerte que conjuga la vida.



Hay que salir a buscar esta vida y caerse de la bicicleta si así lo quiere el destino.

Dejarse sorprender sin previo aviso.

Muchas veces terminé con las rodillas peladas por ir caminando mientras miraba las estrellas; pero qué lindas y grandes se ven cuando una lágrima las prisma.

No por simplemente latir el corazón se está viviendo. Y no por inspirar profundo finalmente se respira.

Mi humilde consejo es no vivir con tantos miedos protegiéndote a la defensiva; El alma se puede romper en mil pedazos aún no habiendo un solo hueso en ella.

Todos conocemos nuestro destino y nadie va a escapar de él con vida.


Fotografía por mi gran amigo del cosmos Andrii Jandy Prudnikov.